Muy Nuboso

19.4°C

Hidalgo del Parral

3 de octubre de 2022


Síguenos en

Muy Nuboso

19.4°C

Parral

EL CUADRADO FALLECE SALVANDO A SIETE PERSONAS

Luis Alfredo Uranga López nos aporta un valioso trabajo de investigación sobre la vida de Jesús Valdez, El Cuadrado

Reportero - 8 de septiembre de 2022 - 08:00 am

Este jueves 8 de septiembre se cumple el 78 aniversario de la inundación en Parral del año 1944, donde el joven Jesús Valdes Montes, "El Cuadrado", falleció durante labores de salvamento de siete personas, a las que rescató con vida, aunque él falleciera al electrocutarse por tocar un cable de alta tensión.

Como periodista y biógrafo de este personaje, Luis Alfredo Uranga López hace publica información alusiva a esta fecha, sobre la vida del Cuadrado, además de imágenes.

Las imágenes pertenecen al álbum personal del Cuadrado, sólo que ya a color con las nuevas tecnologías del internet.

Con la rapidez con la que vive la sociedad actual, trabajando largas jornadas diarias, chateando las más de las horas, mirando videos con escenas de violencia en el celular hasta la madrugada; ya sin poder abrazar a sus amistades ni saludar cercanamente a sus hijos y abuelos por aquello del covid, la humanidad corre el riesgo de deshumanizarse, de perder los valores de empatía, cercanía y calidez tan necesaria entre compañeros de trabajo, amigos y la propia familia.

Es por ello importante recuperar el recuerdo y traer a la mente la vida heroica de Jesús Valdez Montes, conocido por todos como “el “Cuadrado”, por su fuerte musculatura y complexión robusta, ya que falleció salvando a siete personas durante terrible inundación acontecida el 8 de septiembre de 1944 en Hidalgo del Parral, Chihuahua, es decir, hace 78 años.

El “Cuadrado” quizás sea el último de los héroes civiles que hayan existido en Chihuahua. Cobró fama por sus actividades altruistas y su espíritu aventurero tanto en la capital del estado como en Parral. El “Cuadrado” sembró a su paso por el mundo semillas de esperanza y de ayuda al necesitado sin esperar recompensa a cambio. Con los hechos de su vida puso un ejemplo sobre el verdadero amor a los semejantes, nunca consideró demasiado grande el peligro cuando se tratara de salvar a un ser humano, salvó a personas de morir ahogadas, asfixiadas en profundas norias o quemadas durante incendios; y supo encauzar a niños y jóvenes de aquella generación por el camino del verdadero altruismo a través de la práctica del Escultismo, fruto de cuya experiencia surgieron instituciones como la Cámara Junior de Chihuahua.

Jesús Valdés Montes era un deportista, un líder y un altruista nato. Por su atlético físico le apodaban el “Cuadrado”, obtenido a fuerza de ejercicio: era un excelente nadador, salvavidas, futbolista, basquetbolista, gimnasta, levantador de pesas, corredor de fondo, marchista, alpinista, cazador, hombre mosca y torero. Medía 1.76 metros, era de tez morena y ojos color café. Fue Bombero Auxiliar, Jefe de Tropa del Primer Grupo Scout en Chihuahua, fundó la Asociación de Alpinistas de Chihuahua en el Distrito Federal, participó en la planeación para la fundación de la Cámara Junior Internacional en Chihuahua y trabajó como actor extra en dos películas con el “Indio” Fernández, además estableció un récord mundial al realizar una caminata en solitario desde la ciudad de México hasta Nueva York en 1939.

“Le decían el “Cuadrado” porque tenía la espalda enorme y una capacidad pulmonar para retener el aire, duraba mucho tiempo debajo del agua nadando”, comenta Carlos Gutiérrez, quien siendo niño perteneció al grupo Scout. “Yo me acuerdo que en el Instituto Vértiz, que estaba por la Avenida Zarco, se echaba a la alberca y buceando le daba varias vueltas nadando por debajo del agua, sin salir a recuperar aire. En los campamentos en Majalca levantábamos unos troncos de pino, y entre dos se los echábamos sobre la espalda y él así se los llevaba”.

Jesús Valdés Montes nació en la ciudad de Saltillo, Coahuila, el 11 de Enero de 1911 (dato registrado en su Cartilla Militar). Fue un niño húerfano, pues recién nacido fue abandonado por sus padres en el Templo “Santa María de la Luz”, a cargo de la Orden de Hermanos Franciscanos, en plena época de la Revolución Mexicana. Junto al bebé dejaron una nota escrita con sus dos apellidos. Jesús vivió junto con los hermanos Franciscanos durante su educación primaria y secundaria, aunque nunca dejó de pensar en sus padres y en buscar a su familia. Su cuidadosa caligrafía denota la buena enseñanza que recibió en esta época.

Valdez Montes perteneció como miembro voluntario al H. Cuerpo de Bomberos de Chihuahua. En esta época el Cuerpo de Bomberos no existía como tal, con la infraestructura que hoy en día se conoce. Se trabajaba con una carreta jalada por mulas, cargada con un gran tanque de agua encima. La carreta se guardaba bajo un tejaban entre la Calle Segunda, la Calle Doblado y Ave. Independencia, atrás de la Penitenciaria vieja, frente a la Comandancia de Policía. Jesús Valdés se caracterizó siempre por su disposición para acudir a los llamados de auxilio en cualquier lugar que se presentara algún incendio o accidentado, él siempre estaba presente.

Esto lo corroboran los periódicos de la época, igual que los Exploradores entrevistados, quienes, siendo niños, participaron con él en combatir incendios. Los pequeños ayudaban, por ejemplo, formando una valla humana para impedir el ingreso de curiosos a la zona de peligro.

Además, caminó sobre un alambre en lo alto de las dos torres de Catedral, sin las medidas básicas de protección como tender una red. Esto lo realizó como un acto publicitario para anunciar el estreno de la película “La Llorona”, que se presentaba en el Cine Alcázar en 1936, ubicado justo enfrente del templo. Este descabellado acto demuestra no sólo su osadía en desafiar el peligro, sino su ingenio para llamar la atención de la gente en términos de publicidad.

LA INUNDACIÓN DE PARRAL EN 1944

Durante la primera semana de septiembre de 1944 se habían registrado lluvias constantes en las montañas cercanas a Parral, cuyas aguas acumuladas desbordaron el río que cruza la capital del mundo. Jesús Valdez viajó hacia esta ciudad minera con la intención de organizar ahí el primer grupo de jóvenes scouts, por petición expresa del sacerdote católico Agustín Pelayo.

En esa fatídica fecha para Parral, en que había llovido todo el día, testigos observaron que el “Cuadrado” se mostraba un tanto inquieto, ya que se acercaba constantemente para medir la altura del nivel del agua en el caudal del río, el cual pasado el mediodía se desbordó.

Justo detrás de la Catedral de Parral, bajando por la actual calle de Mercaderes, en la esquina de Calle Jesús García, frente al Hotel Moreira, se ubica un callejón entre edificios antiguos que se conecta directamente con el afluente del río. Por la pendiente natural del terreno, el agua que escurría por las calles desde los cerros, se concentró en ese punto y escurrió hacia el río utilizando el callejón como resumidero.

En esa esquina de la calle Mercaderes y el callejón citado, existía un edificio de adobe de dos pisos, en cuya planta baja se ubicaba una tlapalería y una cantina, y en el segundo piso se situaba una Casa de Hospedaje. En ese piso quedaron atrapadas varias personas de una familia que, según testigos, eran chinos. Jesús Valdez al detectar la emergencia no dudó en lanzarse en su rescate. Amarró una soga de un poste al nivel de la banqueta a unos metros del callejón, se lanzó al agua y nadando contra corriente logró alcanzar el balcón de una habitación de la casa, donde amarró en las rejas de ese palco la otra punta de la soga que llevaba consigo. Con ayuda de la soga como guía para no dejarse arrastrar por la fuerte corriente del agua, Jesús Valdez rescató a siete personas, cargando nadando a una por una en sus hombros.

En su último trayecto, el infortunado Jesús Valdez tocó un cable de alta tensión y se electrocutó. Su cuerpo fue arrastrado por el agua y metros más adelante el edificio de adobe colapsó, se derrumbó y atrapó entre sus muros el cuerpo de Valdez Montes. Amigos y vecinos de Parral buscaron su cuerpo. Los rescatistas tardaron una semana en encontrar sus restos, los cuales fueron sacados bajo los escombros y reconocidos por una insignia metálica con forma de Flor de Lis, símbolo de los Scouts, misma que fue identificada por el niño Abelardo Cobos, quien fuera miembro del grupo “Exploradores Mexicanos” fundado por el “Cuadrado”. Abelardo Cobos había acompañado al Padre Pelayo a Parral precisamente para ayudar en su búsqueda, siendo él quien lo reconociera y narrara como testigo esta historia que hoy se cuenta.

Sus restos mortales fueron trasladados a la ciudad de Chihuahua, dentro de féretro de metal ordenado por el Padre Pelayo. Cuando llegó a la capital, toda la ciudad se volcó a la estación del ferrocarril para recibir el cuerpo del infortunado héroe. En una máquina de bomberos se transportó el féretro desde la estación hasta el ya desaparecido Gimnasio Rodrigo M. Quevedo donde lo velaron, de ahí la caravana continuó al siguiente día recorriendo las principales calles del centro de la ciudad, cruzando frente a Catedral y la Plaza de Armas, hasta llegar por la calle Ocampo al Panteón de Dolores.

Este sepelio fue un acontecimiento en que participó la mayoría de los habitantes de la ciudad de Chihuahua, quienes quisieron espontáneamente escoltar a pie al cuerpo durante los traslados. Éste fue un hecho insólito en la población, nunca se había congregado tal cantidad de gente tan sólo por una persona. En la actualidad su tumba permanece en el antiguo Panteón de Dolores, donde aún sigue siendo visitado.

Así pues, en la actualidad en la que existe tanto antihéroe que proclama los valores del uso de la violencia como medio para resolver conflictos o aplaude la corrupción como norma de vida, con mayor energía debemos promover y valorar en su justa medida la vida de verdaderos héroes como Jesús Valdez Montes, el “Cuadrado”, quien siguió siempre como consigna en su vida el brindar servicio a las personas necesitadas sin esperar recompensa a cambio, además de que constantemente arriesgaba su vida ante la adversidad para rescatar a personas en peligro.

Sea pues nuestro mejor homenaje, el más digno que se le pueda hacer, la divulgación de los hechos de su grandiosa vida y heroica muerte, manteniendo su recuerdo para ejemplo de todos.

¡Que su vida se haga viral en internet!

©El Monitor de Parral
Fuente: https://elmonitordeparral.com/spip.php?article3809

Compartir


Queremos conocer su opinión

Deje su comentario aquí

Su nombre:

Su dirección de correo electrónico:

Su mensaje:

Las más vistas

CREDENCIAL INAPAM SE TRAMITAN EN BIENESTAR

2 de octubre de 2022 - 03:00 pm

INTENTÓ SUICIDARSE EN OLEYDA

2 de octubre de 2022 - 09:49 pm

FALLECE EN AVIONETAZO CONOCIDO PILOTO

2 de octubre de 2022 - 10:15 am


CESAR PEÑA A LA GUBERNATURA...

Si eso ocurre, Sol iría por la capital de lo bueno…

Leer más


Más de 60 años de brindar información a la ciudadanía parralense y la región.